fbpx

El “cielo” de los vinos exclusivos y de edición limitada para disfrutar o regalar estas navidades

Vinoteca Tierra es un espacio único que recoge más de 900 referencias de pequeños viticultores, seleccionadas una a una por Xavier Saludes, su alma mater, sumiller y amante del vino.

Para aquellos que busquen disfrutar o sorprender con un vino único, existe un lugar en el que perderse y salir con la certeza de haber elegido bien. Vinoteca Tierra posee un catálogo con más de 700 referencias nacionales, unas 100 de Francia y 45 de Alemania, y todas ellas tienen un factor en común, expresan a la perfección el terroir, premisa fundamental de Xavier Saludes, alma mater del proyecto, para seleccionar los vinos.

Lo que encontramos aquí es el savoir faire de esos agricultores, pequeños viticultores con una historia detrás, el trabajo bien hecho, el cuidado en cada detalle y sobre todo la pasión por los vinos.

Xavier acumula una amplia trayectoria en la restauración avalada por proyectos como el reconocido Matritum Wine Bar, el imprescindible Taberneros, con nueva zona de barra, o el ‘reinaugurado’ Café del Nuncio que acaba de reabrir sus puertas con toda su esencia.

Del mismo modo que estos restaurantes son su escaparate, la tienda es su ‘catálogo’.
En sus comienzos, hace más de 20 años, Xavi buscaba como sumiller sus propias referencias directamente entre los bodegueros porque no encontraba los vinos que quería para sus clientes y acabó aficionándose a aquellos con los que compartía su filosofía. Eran vinos poco conocidos pero que gustaban mucho y eso le llevó a montar su propia distribuidora con el fin de acercarlos a otros profesionales. 

También ha ido creciendo el interés por el vino del cliente final y para ellos nació esta vinoteca cuyo nombre -toda una declaración de intenciones- ya evoca el terroir, la naturaleza y la vuelta al origen del cuidado de la cepa. La hoja de parra de su nueva imagen -de Pinot Noir, la uva más distintiva de Francia- representa la sencillez, la base para hacer algo tan complicado como es un buen vino…

Xavier selecciona en persona todas y cada una de las etiquetas que pasan por los estantes de Vinoteca Tierra, que acaban tanto en sus restaurantes como en otros grandes locales de Madrid y en manos de los particulares que se acercan a sendas direcciones de esta completa joya de tienda-distribuidora.

En Vinoteca Tierra encontramos vinos exclusivos, y decimos exclusivos porque de muchos de ellos, se comercializan por cupos y apenas hay unas pocas botellas a la venta. Y es que el objetivo de Xavier es ofrecer a los clientes unas etiquetas de la más alta calidad gracias a su elaboración -tradicional o con las más modernas tecnologías pero sin perder su identidad- y con máxima tipicidad de uva, representando siempre ese terroir.

Cuando se busca algo especial, lo mejor es visitar alguna de las dos tiendas para disfrutar de un asesoramiento detallado por parte de los sumilleres que atienden -en Ayala está la encantadora y profesional Juana María Vergara (sumiller) y en Ronda de Segovia el propio Xavier-, aconsejando las mejores variedades para uno mismo o para regalar acorde a cada época, comida y por supuesto según los gustos y preferencias del cliente -algo que sin duda sacará de más de un apuro de cara a las navidades-.

Otra opción es formar parte de su Club de Vinos, dejarse llevar y recibir mensualmente una selección de botellas, siempre con la garantía de que van a ser un acierto. Más cómodo imposible y solo por 25 €. Otra idea genial como regalo.

Vinoteca Tierra ofrece un servicio personalizado que se distingue por el trato humano y una gran variedad de referencias -también en su recién estrenada web www.vinotecatierra.es-: desde los vinos franceses de Borgoña -la gran pasión de Xavier- y La Champagne -que selecciona in situ cada año-, hasta las principales denominaciones de origen españolas. Un espacio para disfrutar y una gama para elegir que difícilmente se puede encontrar en otros comercios; y es que aquí hay etiquetas de todos los precios, ideales para quedar bien en una cena o para descubrir algo distinto cada día; así como licores y accesorios como copas, decantadores, etc. 

Bueno… ¿brindamos con uno?

 

Deja un comentario